translator

sábado

Más allá del Biomagnetismo (necesaria síntesis)

El Biomagnetismo médico está establecido en base a un protocolo a seguir. Cuando el propio Dr.Goiz "intuyó" esta técnica curativa, estableció una base física de tratamiento: los imanes de mediana intensidad ( me remito a su libro "El Par Biomagnético" para quien quiera leer la explicación rigurosa de este proceso y las pautas que se siguen y que, a su vez, se explican en sus seminarios).
Cuando, en un segundo momento, el Dr.Goiz realizó su primera curación a distancia (que el propio doctor llamó "curación por bioenergética"), también puso énfasis en que fue el mismo principio biomagnético el que actuó, pero "a distancia" y utilizando la Bioenergética como herramienta.

Después de varios años de práctica con esta técnica en personas de México, de España y algunas -pocas- del resto de Europa, despúes también de muchas dudas (que continúan), de cuestionamientos, de alegrías y de algunas broncas, me pregunto si sigue siendo necesario usar el protocolo biomagnético o si, de plano, ya no es necesario y podemos trabajar "solamente" con lo que el doctor llama "Bioenergética" y que yo llamo kinesiología aplicada al Biomagnetismo.
Voy un poco más allá: ¿Podemos prescindir del protocolo biomagnético? ¿Podemos dejarlo de lado absolutamente?
Si el principio curativo actuá también "a distancia", sin que tengamos al consultante en frente, en una camilla, si podemos aplicar "bioenergética", entonces creo que la utilización del soporte físico de los imanes puede que no sea necesario.
Posiblemente el único problema que tenemos es el encontrarnos acotados tridimensionalmente, es decir, en un mundo donde todavía es necesario "el juego de la demostración" y donde todavía son necesarios los protocolos con "algo físico" para demostrar que estamos actuando o interfiriendo en nuestra realidad, que es la misma que "determinará" los efectos, sean éxitos o fracasos, para con los pacientes que tengamos.
Si nos salimos de los protocolos y nos atrevemos a prescindir de ellos,es decir,si creemos que la curación a distancia es efectiva, entonces lo ha de ser también la curación presencial, y por el mismo método: la Intención o el Decreto de curar. Llegados a este punto, nos podemos preguntar si no será la sola "intención" la que cure y que también nos baste con "Ella misma". Siendo así, todo el proceso se simplifica y podemos dejar que "alguna instancia superior" haga el trabajo.
Tenemos aún muchos obstáculos que salvar antes de poder asumir estos procesos superiores. Nuestro nivel de consciencia todavía no acepta que nos salgamos del juego de los protocolos,nos dominan las reglas morales, la cordura social y, en temas de salud, todavía nos es más necesario mantenernos firmes, estrictos y sin espacio para excentricidades. No conviene que nos llamen brujos...Todavía no comprendemos que si logramos salirnos del tablero "normal" de juego, todo podría ser más fácil. El problema es que no queremos salir. Tiempo al tiempo...

Felicidad.