translator

domingo

Lo objetivo y lo subjetivo en el Biomagnetismo.

El Doctor Isaac Goiz resume su terapia en dos capítulos: Biomagnetismo médico (strictu sensu)y Bioenergética médica. Circunscribe esas partes en dos niveles, el primero sería la propia práctica con los imanes (biomagnetismo) y el segundo sería lo que el doctor Goiz llama "Bioenergética".
En mi modesta opinión, yo llamaría a esta segunda parte o segundo nivel, Kinesiología aplicada al Biomagnetismo. Es simplemente una cuestión de nombres, no ha de haber discusión ni confrontación de conceptos ni de términos.
¿Qué es para mí, lo objetivo y lo subjetivo en esta terapia? Pienso que cláramente es ortodoxia objetiva (clínica) el ejercicio terapéutico (revisión o chequeo) con los imanes, su aplicación sobre los puntos anatómicos de la persona, su rigurosa comprovación -antes y después- de la distorsión anatómica (acortamiento de la pierna, en la mayoría de casos) y el emparejamiento o nivelación final, como comprovación de la efectiva despolarización de los pares biomagnéticos corporales.
Lo subjetivo sería la parte que el doctor Goiz llama "Bioenergética" y que nos permite a los terapeutas familiarizados ya con el primer nivel, actuar "preguntando" al cuerpo humano (diálogo celular) y así poder revisar mucho más rápido.
Es en esta segunda parte (nivel) de la terapia, donde "lo subjetivo" abarca todo el protocolo. Es en esa parte "bioenergética" o "kinesiológica" donde aparece todo un abanico de posibilidades abiertas...
Dictaminar o establecer un resultado terapéutico basado en ese segundo nivel, me parece arriesgado y difícil, aún más, si el terapeuta no quiere "dudar" del resultado. Quiero decir con esto, que si varios terapeutas hacen el ejercicio de revisar a una misma persona (paciente)sucesivamente, en la mayoría de los casos se obtendrán varias respuestas o "diagnósticos" diferentes (ya no quiero suponer las revisiones hechas sobre una misma persona a los tres o cuatro días de una sesión, ya que existen multitud de causas y efectos cambiantes). ¿Qué sucede entonces?...En estos supuestos, lo subjetivo y opinable toma cuerpo, dado que las respuestas o mediciones con diferentes resultados desconciertan.
¿Cómo actuar ante la duda? Pienso que dejándose llevar por ella misma; no queriendo imponer ningún criterio que prevalezca sobre otro. Pienso que, ante la gran subjetividad que presenta la bioenergética o kinesiología aplicada al biomagnetismo, al no haber razones objetivas ni métodos de prueba aplicables al caso, lo mejor es considerar "todas" las alternativas. De todas maneras, el trabajo(y la curación, en muchos casos) ya esta "decretado" y hecho. Este es el misterio que atrapa a todas las terapias vibracionales, y especialmente al biomagnetismo en su aplicación kinesiológica o bioenergética. Pienso que debemos ser humildes y no querer establecer ninguna regla fija...no existe (muy a pesar de muchos terapeutas demasiado rígidos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario