translator

miércoles

Par Biomagnético.




Sistema terapeútico creado e intuído por el Doctor Isaac Goiz Durán (México), en el que se utilizan imanes de mediana y alta intensidad para re-equilibrar el organismo y liberarlo de disfunciones, virus, bacterias, hongos y parásitos.
A través de un protocolo de revisión rápido, el objetivo es restablecer el equilibrio del ph del cuerpo hasta su nivel normal, en el cual ya no pueden incidir las distorsiones energéticas, ni los diferentes virus o bacterias que antes afectaban al organismo.
Esta terapia es totalmente inocua y no tiene efectos secundarios. Es compatible también con homeopatía y medicamentos generales.
Es eficaz para tratar la mayoría de enfermedades: diabetes, fibromialgia, lupus, artritis, cefaleas, depresiones, desórdenes psicológicos, procesos tumorales, etc.
El único límite que pudiera tener este sistema serían los procesos degenerativos ya declarados irreversibles...(pero aún así habría que revisar a la persona y darse cuenta efectiva de ello).

martes

Acerca de la práctica del Biomagnetismo...

El doctor Isaac Goiz tuvo una entrevista, hace ya año y medio, más o menos, en la revista DiscoverySalud. A raíz de ser el tema de la portada y también por lo novedoso de la terapia creada por el doctor, tuvo amplia resonancia y despertó la curiosidad y el interés, tanto de profanos como de gente dedicada a las terapias alternativas, sobretodo, en España, que es de donde procede la publicación en cuestión.
Aprovechando que dicha revista también está en internet, se redobló la difusión de la entrevista del doctor mexicano, creador del Par Biomagnético.
En lo personal, esa difusión y curiosidad por la terapia hizo que bastante gente me buscara en el área de Barcelona, ya que un servidor es alumno del doctor (promoción 2005) y todavía no había prácticamente nadie en Catalunya que ejerciera tal terapia.
He de decir, a modo de acotación, que hay algunos alumnos antiguos del doctor Goiz por toda España, compañeros ya establecidos bastante antes de que el propio doctor diera su entrevista en DiscoverySalud, y que fueron, bien a Chile, bien al DF de México a recibir la parte teórica del Biomagnetismo y, también -los pocos que pudimos- a poder tener un mínimo de práctica clínica, en mi modesta opinión, indispensable para foguearse y coger algo -poco- de práctica y soltura.
Digo esto porque en el artículo de la entrevista se trató a la terapia del Par Biomagnético como novedosa y desconocida, y se dijo -erróneamente- que algún señor terapeuta afín a DiscoverySalud era "el pionero" de esta terapia en España (esto, evidentemente, es falso. Sugiero a los señores de DiscoveruSalud que vayan al registro de alumnos del doctor Goiz y comprovarán que existen alumnos españoles bastante antes del 2009, aunque, evidentemente, no reconocidos e ignorados en España por multitud de cuestiones que quizás no vengan al caso).

En mi opinión, ha sido muy buena la divulgación de la entrevista, ya que por lo menos, se ha dado a conocer la teoría y conceptos del Par Biomagnético en España (de manera extendida y gracias al poder divulgativo de DiscoverySalud,eso sí es cierto). Otra cosa es el uso y las intenciones oportunistas de algunos señores propietarios o colaboradores cercanos de centros de salud alternativos, que han visto un filón lucrativo en el tema del Biomagnetismo.
Que se me entienda: es justo que se cobre un dinero por una transmisión de un conocimiento o por el ejercicio de una terapia, pero otra cosa es aprovecharse del "pelotazo" sin ningún miramiento.
Pienso que algunos centros naturópatas y gente próxima a ellos y a la revista DSalud, pretenden sacar beneficios económicos aprovechando el tirón y la novedad de esta terapia en España, organizando cursos, cursillos, asistencias, etc, sin ningún rigor, seriedad ni planificación.

Ya dije antes que creo que la práctica clínica del Biomagnetismo, la práctica con pacientes, es indispensable. Y no se trata de cumplir un mínimo de horas para pasar el expediente y recibir acreditación, como se está haciendo y como se está programando en España, ya que la práctica yo diría que no tiene fin. Pienso que se tendrían que estudiar otras opciones para que los alumnos con una teórica aprendida puedan seguir un desarrollo práctico extenso, pero me parece que estamos lejos de que se contemple esta posibilidad; es algo que queda lejano a las instituciones, hay un vacío legal evidente y por el momento, a los centro privados no les interesa porque quizá no lo vean rentable.

Situación real de todo esto: 1- Las personas interesadas pagan el curso teórico (cantidad desorbitada, según mi opinión) y a riesgo de que alguién me rectifique, no se da práctica con pacientes; obvio, no hay tiempo. El resultado de estos pocos días de teoría es una empanada mental por parte de los alumnos, de difícil digestión.
2- Se continúa con la planificación de otros cursos, llamados "de primer nivel" por parte de los centros españoles acreditados por el Doctor Goiz , más otros ya programados de "segundo nivel" (Bioenergética) y que se dan en pocas fechas posteriores al primero.
Todo este entramado me parece que tiene un único fin y que va más allá de la propia terapéutica, y es el económico.
Queda mucho por decir, pero no sé si valga la pena..

FELICIDAD..

lunes

Otras consideraciones...

Trabajamos con el par biomagnético. Estamos inmersos en la dualidad; estamos metidos en un mundo enteramente dual: bueno o malo, yo o tu, virus o bacteria, salud o enfermedad, etc... Mientras nos mantengamos en esta dualidad, la teoría del doctor Goiz sirve; y mucho...(aunque el biomagnetismo no es la panacea; hay otras terapias que sirven al mismo objetivo "dual" y, aun conociendo algunas, no son objeto de este comentario).Pero cuando uno abandona esa dualidad, sea por causas fortuítas, esto es, implicando una crisis de por medio, sea por causas "naturales", como pueden ser el "descubrimiento de uno mismo" o una toma de conciencia (a mi me gusta llamarlo "click mental"), es posible que nos demos cuenta de que hay algo más que no hemos tomado en cuenta y que toma cuerpo, se entromete en el desarrollo terapéutico y nos hace cuestionar y dudar de todos los parámetros duales anteriores.
Descubrimos que todo estaba muy bien: nos manteníamos "reglados", autoritarios y vehementes con nuestros protocolos aprendidos (hablo estrictamente de Biomagnetismo), comparando incansablemente términos, ejemplos, casos clínicos con pacientes, objeciones varias, dudas, preguntas, acudimos a foros de consulta, debatiendo y rebatiendo, etc...
Pero cuando se llega a ese "click mental", cuando uno se pregunta:¿Y si nos salimos de ese marco dual?...¿Y si hubiera algo "único" que curara "todo"?
...¿Y si todo fuera más sencillo?... Entonces llega el verdadero problema, y también -creo- la verdadera solución. LLega el momento de cuestionarse todo el trabajo y todo el protocolo; uno se da cuenta de que los expedientes no sirven (o sirven de bien poco), y de que la teoría aprendida sirvió (así, en pasado), pero que ya no nos es útil...y precísamente por esa ya "no necesidad de comparación".
Llegamos, al fin, a la otra orilla y sin necesidad de mantener la barca ni los utensilios que nos han facilitado la travesía. Entonces, en ese momento, es necesario caminar solos.
Si no se acepta este cambio, entonces se regresa a lo antiguo, se involuciona, y se sufre aún más. Pero si se sufre, es buen augurio pues el cambio ya está integrado aunque no realizado (pero todo llegará...)

Todo este rollo, es para intentar desestructurar y aliviar un poco lo que siento que es rígido en la práctica del biomagnetismo médico.
Pienso que no es tan importante focalizar un punto, un par biomagnético, el colocar un imán en tal o cual posición, el buscar obsesivamente el acortamiento más pronunciado de la pierna, el seguimiento a rajatabla de que si es A, le corresponde , por narices, B...etc.
Creo que si se llega a aquel punto de apertura mental de que les hablaba antes, encontrarán que quizá a A, le pueda corresponder hasta F...y que quizá incluso sin colocar el par A, el proceso curativo ya está abierto y la persona puede resultar aliviada e incluso curada...y todo esto sin seguir las reglas ortodoxas.
Soy consciente que este proceder puede destruir conceptos; pero así son las cosas. Luego uno se puede empezar a cuestionar: muy bien, esto funciona, todo es más sencillo, entonces el dinero que cobro por las consultas, mi estatus, la permanencia de "mi cartera de pacientes"...qué debo hacer, mejor me dedico a otra cosa...y llegados a este punto, ya nos metemos en temas filosóficos y de "sentido de la vida", y aquí cada cual con su bagaje...
Así es esto señores...en esto andamos.
Que Dios nos ayude.

domingo

Lo objetivo y lo subjetivo en el Biomagnetismo.

El Doctor Isaac Goiz resume su terapia en dos capítulos: Biomagnetismo médico (strictu sensu)y Bioenergética médica. Circunscribe esas partes en dos niveles, el primero sería la propia práctica con los imanes (biomagnetismo) y el segundo sería lo que el doctor Goiz llama "Bioenergética".
En mi modesta opinión, yo llamaría a esta segunda parte o segundo nivel, Kinesiología aplicada al Biomagnetismo. Es simplemente una cuestión de nombres, no ha de haber discusión ni confrontación de conceptos ni de términos.
¿Qué es para mí, lo objetivo y lo subjetivo en esta terapia? Pienso que cláramente es ortodoxia objetiva (clínica) el ejercicio terapéutico (revisión o chequeo) con los imanes, su aplicación sobre los puntos anatómicos de la persona, su rigurosa comprovación -antes y después- de la distorsión anatómica (acortamiento de la pierna, en la mayoría de casos) y el emparejamiento o nivelación final, como comprovación de la efectiva despolarización de los pares biomagnéticos corporales.
Lo subjetivo sería la parte que el doctor Goiz llama "Bioenergética" y que nos permite a los terapeutas familiarizados ya con el primer nivel, actuar "preguntando" al cuerpo humano (diálogo celular) y así poder revisar mucho más rápido.
Es en esta segunda parte (nivel) de la terapia, donde "lo subjetivo" abarca todo el protocolo. Es en esa parte "bioenergética" o "kinesiológica" donde aparece todo un abanico de posibilidades abiertas...
Dictaminar o establecer un resultado terapéutico basado en ese segundo nivel, me parece arriesgado y difícil, aún más, si el terapeuta no quiere "dudar" del resultado. Quiero decir con esto, que si varios terapeutas hacen el ejercicio de revisar a una misma persona (paciente)sucesivamente, en la mayoría de los casos se obtendrán varias respuestas o "diagnósticos" diferentes (ya no quiero suponer las revisiones hechas sobre una misma persona a los tres o cuatro días de una sesión, ya que existen multitud de causas y efectos cambiantes). ¿Qué sucede entonces?...En estos supuestos, lo subjetivo y opinable toma cuerpo, dado que las respuestas o mediciones con diferentes resultados desconciertan.
¿Cómo actuar ante la duda? Pienso que dejándose llevar por ella misma; no queriendo imponer ningún criterio que prevalezca sobre otro. Pienso que, ante la gran subjetividad que presenta la bioenergética o kinesiología aplicada al biomagnetismo, al no haber razones objetivas ni métodos de prueba aplicables al caso, lo mejor es considerar "todas" las alternativas. De todas maneras, el trabajo(y la curación, en muchos casos) ya esta "decretado" y hecho. Este es el misterio que atrapa a todas las terapias vibracionales, y especialmente al biomagnetismo en su aplicación kinesiológica o bioenergética. Pienso que debemos ser humildes y no querer establecer ninguna regla fija...no existe (muy a pesar de muchos terapeutas demasiado rígidos).