translator

jueves

Algo más sobre Biomagnetismo.

A estas alturas, creo que ya se ha dicho casi todo del Biomagnetismo. Ya existen multitud de foros, grupos de opinión, webs, blogs, etc. Personalmente pienso que pueden llegar a cansar, a saciar. En mi caso, llega a saturarme tanta opinión, por lo que tomé la medida de no ver foros, también quizás, por un desgaste sufrido, sobretodo, en los primeros años de práctica.
Ya dije en artículos precedentes que la información es demasiado extensa. La labor inicial del Doctor Goiz se ha visto sobrepasada exponencialmente casi al infinito, y esto no es bueno. Hay muchas páginas dedicadas al Par Biomagnético donde se ven muchos errores. Hay cuadros sinópticos y dibujos que tienen muchos fallos, lo que lleva a confusiones en las personas, terapeutas o no, que consultan las mismas. Con el Biomagnetismo ha pasado como con el chiste de los militares: la información -orden- verídica se tergiversa según va pasando de boca en boca, hasta llegar a no parecerse en nada al comunicado original.
Pienso que lo mejor es tener claros los principios básicos, los pares biomagnéticos más simples y evidentes y empezar a trabajar desde estas bases. Esto es difícil, precísamente por lo que dije antes: la información desmesurada que existe en internet.
Otra cosa interesante es si realmente el Biomagnetismo puede someterse a prueba científica o a leyes físicobiológicas para mostrar su autenticidad como terapia alternativa. Sinceramente creo que no es posible. En la teoría de lo que es el Par Biomagnético, el Doctor Goiz explicó en sus libros los fundamentos técnicos para intentar explicar la terapia que él había creado, pero creo que lo hizo un poco para cubrirse las espaldas ante las opiniones "maléficas" o inquisidoras de muchos médicos y técnicos. Si bien los razonamientos expuestos tienen su base, en la aplicación terapéutica creo modestamente que la pierden. Digo esto porque la mayoría de pacientes que he tenido han reaccionado de maneras aleatorias y hasta impredecibles, rompiendo toda lógica con la teoría inicial (la casuística sería tediosa de enumerar).
Pienso que, fundamentos como: la medida del ph, el nivel energético normal, el magnetismo aplicado al cuerpo, la resonancia entre pares biomagnéticos de distinto signo, las polaridades, etc, si bien sirven en un primer momento para fundamentar la teoría, pierden todo su sentido cuando uno está con pacientes. Lo que resulta fantástico y que realmente sí funciona, es la interacción terapeuta-paciente y el acto voluntario de servicio para "sanar". Tengan por seguro que esto sí tiene efectos positivos.
Es bueno usar el protocolo, servirse de él, a manera de ritual -diría-, pero olvídense de medir, probar, contrastar, etc. Cada persona es diferente, cada "momento" es distinto. Eso es lo increíble de cualquier terapia y, hablando de Biomagnetismo, los efectos se dan, independientemente de toda la parafernalia teórica de esta técnica. Yo creo que, si "Juan" debe sanar en este momento que está con nosotros, sanará sin duda, poniéndole imanes o aplicando cualquier otra técnica.
¿Es entonces el Biomagnetismo un placebo? Sinceramente, no lo sé ni me preocupa. Lo que veo es que hay gente que se cura (o inicia procesos de cambio, o de desbloqueo, que es lo más interesante) y otra que no. No hablaremos de condiciones kármicas o espirituales que no son propias de este blog y que desconozco profundamente, pero quizás haya algo de eso.
El propio Doctor Goiz ha dicho varias veces que "intuyó" está técnica y que seguramente influyó mucho el lugar donde le fue revelada: cerca del cerro donde Juan Diego tuvo la visión de la Virgen de Guadalupe.

Felicidad.






No hay comentarios:

Publicar un comentario