translator

miércoles

Par Biomagnético.




Sistema terapeútico creado e intuído por el Doctor Isaac Goiz Durán (México), en el que se utilizan imanes de mediana y alta intensidad para re-equilibrar el organismo y liberarlo de disfunciones, virus, bacterias, hongos y parásitos.
A través de un protocolo de revisión rápido, el objetivo es restablecer el equilibrio del ph del cuerpo hasta su nivel normal, en el cual ya no pueden incidir las distorsiones energéticas, ni los diferentes virus o bacterias que antes afectaban al organismo.
Esta terapia es totalmente inocua y no tiene efectos secundarios. Es compatible también con homeopatía y medicamentos generales.
Es eficaz para tratar la mayoría de enfermedades: diabetes, fibromialgia, lupus, artritis, cefaleas, depresiones, desórdenes psicológicos, procesos tumorales, etc.
El único límite que pudiera tener este sistema serían los procesos degenerativos ya declarados irreversibles...(pero aún así habría que revisar a la persona y darse cuenta efectiva de ello).

martes

Acerca de la práctica del Biomagnetismo...

El doctor Isaac Goiz tuvo una entrevista, hace ya año y medio, más o menos, en la revista DiscoverySalud. A raíz de ser el tema de la portada y también por lo novedoso de la terapia creada por el doctor, tuvo amplia resonancia y despertó la curiosidad y el interés, tanto de profanos como de gente dedicada a las terapias alternativas, sobretodo, en España, que es de donde procede la publicación en cuestión.
Aprovechando que dicha revista también está en internet, se redobló la difusión de la entrevista del doctor mexicano, creador del Par Biomagnético.
En lo personal, esa difusión y curiosidad por la terapia hizo que bastante gente me buscara en el área de Barcelona, ya que un servidor es alumno del doctor (promoción 2005) y todavía no había prácticamente nadie en Catalunya que ejerciera tal terapia.
He de decir, a modo de acotación, que hay algunos alumnos antiguos del doctor Goiz por toda España, compañeros ya establecidos bastante antes de que el propio doctor diera su entrevista en DiscoverySalud, y que fueron, bien a Chile, bien al DF de México a recibir la parte teórica del Biomagnetismo y, también -los pocos que pudimos- a poder tener un mínimo de práctica clínica, en mi modesta opinión, indispensable para foguearse y coger algo -poco- de práctica y soltura.
Digo esto porque en el artículo de la entrevista se trató a la terapia del Par Biomagnético como novedosa y desconocida, y se dijo -erróneamente- que algún señor terapeuta afín a DiscoverySalud era "el pionero" de esta terapia en España (esto, evidentemente, es falso. Sugiero a los señores de DiscoveruSalud que vayan al registro de alumnos del doctor Goiz y comprovarán que existen alumnos españoles bastante antes del 2009, aunque, evidentemente, no reconocidos e ignorados en España por multitud de cuestiones que quizás no vengan al caso).

En mi opinión, ha sido muy buena la divulgación de la entrevista, ya que por lo menos, se ha dado a conocer la teoría y conceptos del Par Biomagnético en España (de manera extendida y gracias al poder divulgativo de DiscoverySalud,eso sí es cierto). Otra cosa es el uso y las intenciones oportunistas de algunos señores propietarios o colaboradores cercanos de centros de salud alternativos, que han visto un filón lucrativo en el tema del Biomagnetismo.
Que se me entienda: es justo que se cobre un dinero por una transmisión de un conocimiento o por el ejercicio de una terapia, pero otra cosa es aprovecharse del "pelotazo" sin ningún miramiento.
Pienso que algunos centros naturópatas y gente próxima a ellos y a la revista DSalud, pretenden sacar beneficios económicos aprovechando el tirón y la novedad de esta terapia en España, organizando cursos, cursillos, asistencias, etc, sin ningún rigor, seriedad ni planificación.

Ya dije antes que creo que la práctica clínica del Biomagnetismo, la práctica con pacientes, es indispensable. Y no se trata de cumplir un mínimo de horas para pasar el expediente y recibir acreditación, como se está haciendo y como se está programando en España, ya que la práctica yo diría que no tiene fin. Pienso que se tendrían que estudiar otras opciones para que los alumnos con una teórica aprendida puedan seguir un desarrollo práctico extenso, pero me parece que estamos lejos de que se contemple esta posibilidad; es algo que queda lejano a las instituciones, hay un vacío legal evidente y por el momento, a los centro privados no les interesa porque quizá no lo vean rentable.

Situación real de todo esto: 1- Las personas interesadas pagan el curso teórico (cantidad desorbitada, según mi opinión) y a riesgo de que alguién me rectifique, no se da práctica con pacientes; obvio, no hay tiempo. El resultado de estos pocos días de teoría es una empanada mental por parte de los alumnos, de difícil digestión.
2- Se continúa con la planificación de otros cursos, llamados "de primer nivel" por parte de los centros españoles acreditados por el Doctor Goiz , más otros ya programados de "segundo nivel" (Bioenergética) y que se dan en pocas fechas posteriores al primero.
Todo este entramado me parece que tiene un único fin y que va más allá de la propia terapéutica, y es el económico.
Queda mucho por decir, pero no sé si valga la pena..

FELICIDAD..

lunes

Otras consideraciones...

Trabajamos con el par biomagnético. Estamos inmersos en la dualidad; estamos metidos en un mundo enteramente dual: bueno o malo, yo o tu, virus o bacteria, salud o enfermedad, etc... Mientras nos mantengamos en esta dualidad, la teoría del doctor Goiz sirve; y mucho...(aunque el biomagnetismo no es la panacea; hay otras terapias que sirven al mismo objetivo "dual" y, aun conociendo algunas, no son objeto de este comentario).Pero cuando uno abandona esa dualidad, sea por causas fortuítas, esto es, implicando una crisis de por medio, sea por causas "naturales", como pueden ser el "descubrimiento de uno mismo" o una toma de conciencia (a mi me gusta llamarlo "click mental"), es posible que nos demos cuenta de que hay algo más que no hemos tomado en cuenta y que toma cuerpo, se entromete en el desarrollo terapéutico y nos hace cuestionar y dudar de todos los parámetros duales anteriores.
Descubrimos que todo estaba muy bien: nos manteníamos "reglados", autoritarios y vehementes con nuestros protocolos aprendidos (hablo estrictamente de Biomagnetismo), comparando incansablemente términos, ejemplos, casos clínicos con pacientes, objeciones varias, dudas, preguntas, acudimos a foros de consulta, debatiendo y rebatiendo, etc...
Pero cuando se llega a ese "click mental", cuando uno se pregunta:¿Y si nos salimos de ese marco dual?...¿Y si hubiera algo "único" que curara "todo"?
...¿Y si todo fuera más sencillo?... Entonces llega el verdadero problema, y también -creo- la verdadera solución. LLega el momento de cuestionarse todo el trabajo y todo el protocolo; uno se da cuenta de que los expedientes no sirven (o sirven de bien poco), y de que la teoría aprendida sirvió (así, en pasado), pero que ya no nos es útil...y precísamente por esa ya "no necesidad de comparación".
Llegamos, al fin, a la otra orilla y sin necesidad de mantener la barca ni los utensilios que nos han facilitado la travesía. Entonces, en ese momento, es necesario caminar solos.
Si no se acepta este cambio, entonces se regresa a lo antiguo, se involuciona, y se sufre aún más. Pero si se sufre, es buen augurio pues el cambio ya está integrado aunque no realizado (pero todo llegará...)

Todo este rollo, es para intentar desestructurar y aliviar un poco lo que siento que es rígido en la práctica del biomagnetismo médico.
Pienso que no es tan importante focalizar un punto, un par biomagnético, el colocar un imán en tal o cual posición, el buscar obsesivamente el acortamiento más pronunciado de la pierna, el seguimiento a rajatabla de que si es A, le corresponde , por narices, B...etc.
Creo que si se llega a aquel punto de apertura mental de que les hablaba antes, encontrarán que quizá a A, le pueda corresponder hasta F...y que quizá incluso sin colocar el par A, el proceso curativo ya está abierto y la persona puede resultar aliviada e incluso curada...y todo esto sin seguir las reglas ortodoxas.
Soy consciente que este proceder puede destruir conceptos; pero así son las cosas. Luego uno se puede empezar a cuestionar: muy bien, esto funciona, todo es más sencillo, entonces el dinero que cobro por las consultas, mi estatus, la permanencia de "mi cartera de pacientes"...qué debo hacer, mejor me dedico a otra cosa...y llegados a este punto, ya nos metemos en temas filosóficos y de "sentido de la vida", y aquí cada cual con su bagaje...
Así es esto señores...en esto andamos.
Que Dios nos ayude.

domingo

Lo objetivo y lo subjetivo en el Biomagnetismo.

El Doctor Isaac Goiz resume su terapia en dos capítulos: Biomagnetismo médico (strictu sensu)y Bioenergética médica. Circunscribe esas partes en dos niveles, el primero sería la propia práctica con los imanes (biomagnetismo) y el segundo sería lo que el doctor Goiz llama "Bioenergética".
En mi modesta opinión, yo llamaría a esta segunda parte o segundo nivel, Kinesiología aplicada al Biomagnetismo. Es simplemente una cuestión de nombres, no ha de haber discusión ni confrontación de conceptos ni de términos.
¿Qué es para mí, lo objetivo y lo subjetivo en esta terapia? Pienso que cláramente es ortodoxia objetiva (clínica) el ejercicio terapéutico (revisión o chequeo) con los imanes, su aplicación sobre los puntos anatómicos de la persona, su rigurosa comprovación -antes y después- de la distorsión anatómica (acortamiento de la pierna, en la mayoría de casos) y el emparejamiento o nivelación final, como comprovación de la efectiva despolarización de los pares biomagnéticos corporales.
Lo subjetivo sería la parte que el doctor Goiz llama "Bioenergética" y que nos permite a los terapeutas familiarizados ya con el primer nivel, actuar "preguntando" al cuerpo humano (diálogo celular) y así poder revisar mucho más rápido.
Es en esta segunda parte (nivel) de la terapia, donde "lo subjetivo" abarca todo el protocolo. Es en esa parte "bioenergética" o "kinesiológica" donde aparece todo un abanico de posibilidades abiertas...
Dictaminar o establecer un resultado terapéutico basado en ese segundo nivel, me parece arriesgado y difícil, aún más, si el terapeuta no quiere "dudar" del resultado. Quiero decir con esto, que si varios terapeutas hacen el ejercicio de revisar a una misma persona (paciente)sucesivamente, en la mayoría de los casos se obtendrán varias respuestas o "diagnósticos" diferentes (ya no quiero suponer las revisiones hechas sobre una misma persona a los tres o cuatro días de una sesión, ya que existen multitud de causas y efectos cambiantes). ¿Qué sucede entonces?...En estos supuestos, lo subjetivo y opinable toma cuerpo, dado que las respuestas o mediciones con diferentes resultados desconciertan.
¿Cómo actuar ante la duda? Pienso que dejándose llevar por ella misma; no queriendo imponer ningún criterio que prevalezca sobre otro. Pienso que, ante la gran subjetividad que presenta la bioenergética o kinesiología aplicada al biomagnetismo, al no haber razones objetivas ni métodos de prueba aplicables al caso, lo mejor es considerar "todas" las alternativas. De todas maneras, el trabajo(y la curación, en muchos casos) ya esta "decretado" y hecho. Este es el misterio que atrapa a todas las terapias vibracionales, y especialmente al biomagnetismo en su aplicación kinesiológica o bioenergética. Pienso que debemos ser humildes y no querer establecer ninguna regla fija...no existe (muy a pesar de muchos terapeutas demasiado rígidos).

Consideraciones varias sobre la revisión (rastreo) con Bioenergética.

Antes que nada quiero dejar claro que lo que expongo son simples opiniones propias. Una práctica de varios años me ha llevado a ciertas conclusiones y, puede que también, a ciertas manías y subjetividades, por lo que lo no espero que se consideren estas opiniones como nada sentado ni formal. Es simplemente, fruto de una práctica y de un afán -eso sí- por simplificar las cosas. Ojalá a alguien le sirva.

Son muchos ya los pares biomagnéticos encontrados y clasificados; pienso que demasiados. Las listas de pares "oficiales" y los pares derivados de ellos creo que confunden, alargan innecesariamente el protocolo y llegan a desgastar al propio terapeuta y también al consultante (no me gusta decir "paciente") en muchos casos, y perdiendo ambos confianza en la terapia y en el proceso que esta conlleva.

Simplifico y voy al grano: Creo que deberían tenerse en cuenta "sólo" los pares mas obvios, certeros y evidentes para cada terapeuta; los más simples (yo utilizo una lista antigua del curso que hice en México, en el 2005, que nos dió el propio Doctor Goiz,son unos 120 pares)y aquellos con los que el terapeuta tenga más confianza y soltura.
Luego,clasificar o sintetizar una lista más o menos corta, centrarse en ella y no cambiar mucho ni "marearse" excesivamente. Observarán que, normalmente, la mayoría de distorsiones (llámese virus, bacterias, etc) serán similares para muchos consultantes. Eso será así, ya que cuando se inicia este proceso de trabajo, se entra en una especie de "sintonía energética" y es el propio ADN del consultante el que "va aclarando" las dudas y hace que la terapia se simplifique (hay que tener paciencia, este proceso no se da en pocos días; la práctica y la confianza en lo que uno hace son básicas)
Normalmente no tengo muy en cuenta las variaciones de un mismo par (a no ser que uno quiera volverse loco o terminar agotado), precísamente por lo dicho anteriormente.
También es muy importante dejarse llevar por la propia intuición (que no falla nunca), y si el rastreo indica que es a y b, no calentarse la cabeza buscando innecesarias combinaciones con c, d, e, etc.
Normalmente, mi poca experiencia me ha hecho ver que, en la mayoría de casos, dos o tres pares "clave" son suficientes (el propio doctor Goiz trabaja casi siempre con uno, dos o tres, a lo más (digo esto por lo que ví en mi práctica clínica con el propio doctor, en su consultorio de México, durante el curso). De alguna manera, esa práctica y la confianza de la que hablaba antes, le hacen al terapeuta "simplificar los pares", y también ese proceso energético consultante-terapeuta colabora dándonos las claves para simplificar los procesos (insisto, todo esto se da con suficiente práctica).

Una opinión personal es que no debemos dar muchas citas con un mismo consultante (salvo en casos extremos) con el propósito de "detectarle todos los pares hasta que no quede ninguno"???? (me consta que esta "norma" se ha dictado por alguien en algún taller o cursillo). Sí entendería este proceder, en caso de que el objetivo de esta práctica sea el lucrarse a toda costa (aquí, que cada cual actúe según su nivel actual de consciencia). Si actuáramos así, pues podríamos tener a una persona - o a todas las que nos pidan cita- "in eternum", lo cual es absurdo.
Normalmente,en gente sin nada crónico, es bueno hacer dos o tres revisiones; pienso que no más. Es positivo citarla luego dentro de un mes o unos meses, a criterio del terapeuta y también para dejar "libre" al consultante (para mí, es tema fundamental no "atar" a nadie; que la gente se sienta libre de ir donde quiera; hay más cosas a parte del BMM, por suerte...)
El proceso curativo, una vez que hemos empezado, "se da, simplemente". Quizás no observemos resultados evidentes, pero seguro que a nivel sutil habrá cambios... Esto siempre dependerá de los niveles de consciencia y también de si la persona "nos permite" internamente a veces, que la ayudemos en su proceso.
Pienso que no somos sanadores ni curamos a nadie, simplemente ayudamos en el propio camino de la persona que nos pide ayuda. No podemos "obligar" a nadie a curarse si no quiere...por eso a veces no vemos resultados. Pero, llegados a este punto, nos tocaría hablar de mente, subsconsciente y temas emocionales varios, y como dice el doctor Goiz: "eso, aún conociéndolo, no es objeto de esta comunicación".

sábado

Más allá del Biomagnetismo (necesaria síntesis)

El Biomagnetismo médico está establecido en base a un protocolo a seguir. Cuando el propio Dr.Goiz "intuyó" esta técnica curativa, estableció una base física de tratamiento: los imanes de mediana intensidad ( me remito a su libro "El Par Biomagnético" para quien quiera leer la explicación rigurosa de este proceso y las pautas que se siguen y que, a su vez, se explican en sus seminarios).
Cuando, en un segundo momento, el Dr.Goiz realizó su primera curación a distancia (que el propio doctor llamó "curación por bioenergética"), también puso énfasis en que fue el mismo principio biomagnético el que actuó, pero "a distancia" y utilizando la Bioenergética como herramienta.

Después de varios años de práctica con esta técnica en personas de México, de España y algunas -pocas- del resto de Europa, despúes también de muchas dudas (que continúan), de cuestionamientos, de alegrías y de algunas broncas, me pregunto si sigue siendo necesario usar el protocolo biomagnético o si, de plano, ya no es necesario y podemos trabajar "solamente" con lo que el doctor llama "Bioenergética" y que yo llamo kinesiología aplicada al Biomagnetismo.
Voy un poco más allá: ¿Podemos prescindir del protocolo biomagnético? ¿Podemos dejarlo de lado absolutamente?
Si el principio curativo actuá también "a distancia", sin que tengamos al consultante en frente, en una camilla, si podemos aplicar "bioenergética", entonces creo que la utilización del soporte físico de los imanes puede que no sea necesario.
Posiblemente el único problema que tenemos es el encontrarnos acotados tridimensionalmente, es decir, en un mundo donde todavía es necesario "el juego de la demostración" y donde todavía son necesarios los protocolos con "algo físico" para demostrar que estamos actuando o interfiriendo en nuestra realidad, que es la misma que "determinará" los efectos, sean éxitos o fracasos, para con los pacientes que tengamos.
Si nos salimos de los protocolos y nos atrevemos a prescindir de ellos,es decir,si creemos que la curación a distancia es efectiva, entonces lo ha de ser también la curación presencial, y por el mismo método: la Intención o el Decreto de curar. Llegados a este punto, nos podemos preguntar si no será la sola "intención" la que cure y que también nos baste con "Ella misma". Siendo así, todo el proceso se simplifica y podemos dejar que "alguna instancia superior" haga el trabajo.
Tenemos aún muchos obstáculos que salvar antes de poder asumir estos procesos superiores. Nuestro nivel de consciencia todavía no acepta que nos salgamos del juego de los protocolos,nos dominan las reglas morales, la cordura social y, en temas de salud, todavía nos es más necesario mantenernos firmes, estrictos y sin espacio para excentricidades. No conviene que nos llamen brujos...Todavía no comprendemos que si logramos salirnos del tablero "normal" de juego, todo podría ser más fácil. El problema es que no queremos salir. Tiempo al tiempo...

Felicidad.





viernes

Condiciones previas a las revisiones con biomagnetismo.

Hay varias cuestiones previas a considerar cuando nos enfrentamos a una revisión biomagnética o bioenergética. No nos sirve un standard básico para todas las personas que acudan a una consulta; cada individuo es único y diferente.
Cada consultante es independiente de otros y actúa según unos hábitos formados por diversos factores: estado de ánimo, condicionantes familiares, vida propia, disposición ante la terapia (acude por propia voluntad? o bien "obligado" por alguien), etc...
Aunque el par biomágnetico aplicado "per se" o friamente, sin tener en cuenta estos factores previos, también puede ser eficaz, pienso que lo será mucho más si valoramos los condicionantes expuestos.
Antes de cualquier consulta, es oportuno preguntar a la persona los motivos que la han llevado a querer revisarse mediante biomagnetismo. Si además, existe algún grado de confianza entre terapeuta y paciente, podemos preguntar todo lo dicho arriba y, de esta manera, rompemos el hielo y favorecemos un clima óptimo para la consulta y el chequeo; facilitamos una abertura...
Pienso que, a falta de empatía natural entre terapeuta y consultante, es positivo intentar crearla, aunque a veces es difícil, por propia diferencia de caracteres...

Felicidad.





jueves

Algo más sobre Biomagnetismo.

A estas alturas, creo que ya se ha dicho casi todo del Biomagnetismo. Ya existen multitud de foros, grupos de opinión, webs, blogs, etc. Personalmente pienso que pueden llegar a cansar, a saciar. En mi caso, llega a saturarme tanta opinión, por lo que tomé la medida de no ver foros, también quizás, por un desgaste sufrido, sobretodo, en los primeros años de práctica.
Ya dije en artículos precedentes que la información es demasiado extensa. La labor inicial del Doctor Goiz se ha visto sobrepasada exponencialmente casi al infinito, y esto no es bueno. Hay muchas páginas dedicadas al Par Biomagnético donde se ven muchos errores. Hay cuadros sinópticos y dibujos que tienen muchos fallos, lo que lleva a confusiones en las personas, terapeutas o no, que consultan las mismas. Con el Biomagnetismo ha pasado como con el chiste de los militares: la información -orden- verídica se tergiversa según va pasando de boca en boca, hasta llegar a no parecerse en nada al comunicado original.
Pienso que lo mejor es tener claros los principios básicos, los pares biomagnéticos más simples y evidentes y empezar a trabajar desde estas bases. Esto es difícil, precísamente por lo que dije antes: la información desmesurada que existe en internet.
Otra cosa interesante es si realmente el Biomagnetismo puede someterse a prueba científica o a leyes físicobiológicas para mostrar su autenticidad como terapia alternativa. Sinceramente creo que no es posible. En la teoría de lo que es el Par Biomagnético, el Doctor Goiz explicó en sus libros los fundamentos técnicos para intentar explicar la terapia que él había creado, pero creo que lo hizo un poco para cubrirse las espaldas ante las opiniones "maléficas" o inquisidoras de muchos médicos y técnicos. Si bien los razonamientos expuestos tienen su base, en la aplicación terapéutica creo modestamente que la pierden. Digo esto porque la mayoría de pacientes que he tenido han reaccionado de maneras aleatorias y hasta impredecibles, rompiendo toda lógica con la teoría inicial (la casuística sería tediosa de enumerar).
Pienso que, fundamentos como: la medida del ph, el nivel energético normal, el magnetismo aplicado al cuerpo, la resonancia entre pares biomagnéticos de distinto signo, las polaridades, etc, si bien sirven en un primer momento para fundamentar la teoría, pierden todo su sentido cuando uno está con pacientes. Lo que resulta fantástico y que realmente sí funciona, es la interacción terapeuta-paciente y el acto voluntario de servicio para "sanar". Tengan por seguro que esto sí tiene efectos positivos.
Es bueno usar el protocolo, servirse de él, a manera de ritual -diría-, pero olvídense de medir, probar, contrastar, etc. Cada persona es diferente, cada "momento" es distinto. Eso es lo increíble de cualquier terapia y, hablando de Biomagnetismo, los efectos se dan, independientemente de toda la parafernalia teórica de esta técnica. Yo creo que, si "Juan" debe sanar en este momento que está con nosotros, sanará sin duda, poniéndole imanes o aplicando cualquier otra técnica.
¿Es entonces el Biomagnetismo un placebo? Sinceramente, no lo sé ni me preocupa. Lo que veo es que hay gente que se cura (o inicia procesos de cambio, o de desbloqueo, que es lo más interesante) y otra que no. No hablaremos de condiciones kármicas o espirituales que no son propias de este blog y que desconozco profundamente, pero quizás haya algo de eso.
El propio Doctor Goiz ha dicho varias veces que "intuyó" está técnica y que seguramente influyó mucho el lugar donde le fue revelada: cerca del cerro donde Juan Diego tuvo la visión de la Virgen de Guadalupe.

Felicidad.






miércoles

Recapitulación, asomándonos al 21/12/2012.

Creo que está ya dicho casi todo sobre Biomagnetismo. Lo único que quedaría por decir, quizás, sería pura casuística, puros ejemplos y puras comparaciones. No creo que tenga tampoco ningún sentido entrar en tareas discursivas, en escribir por escribir, en rememorar episodios o en buscar nuevas opiniones o nuevos casos.
Siento necesario hacer esta recapitulación porque también siento muy profundamente el gran cambio que se iniciará a partir del 21/12/2012 (cuando escribo esto, faltan diez días para esa fecha) a todos los niveles.
No pretendo extenderme en todo lo que significa el cambio de ciclo, tampoco voy a dar opiniones esotéricas mesiánicas. Por lo que respecta al tema terapéutico en sí, simplemente "siento" que hay un gran cambio de estructuras. Centrándome en Biomagnetismo, creo que los imanes como soporte físico de la técnica, van a quedar ya superados, si bien es cierto que el Dr. Goiz ya habló desde buen principio de la curación/despolarización a distancia, esto es, utilizando la mente como herramienta para curar. Digo esto porque creo que vamos encaminados hacia un "más allá del Biomagnetismo", y mucho más allá de la mente como herramienta curativa. 
Hasta ahora podíamos decir que la mente era más potente que cualquier soporte físico y que por eso se producían las curaciones a distancia. Hacíamos esto, los que creíamos y seguimos creyendo en ello. Utilizábamos el protocolo de rastreo común tanto para pacientes in situ como para actuar a distancia, con lo cual, dicho protocolo era necesario y también un cierto desgaste energético era la consecuencia; en una palabra, era necesario hacer un trabajo...
Creo sinceramente que esa concepción de "trabajo" y de "desgaste energético" van a cambiar ya que, los que se van a encargar de mediar en una posible curación de las personas van a ser "instancias superiores" encargadas de hacer el trabajo. Nosotros, como terapeutas, lo único que se nos va a exigir es que seamos simplemente "observadores y canales para el trabajo curativo". 
Tampoco creo que será ya necesario detectar una posible patología, o posibles virus o bacterias, sean potenciales o ya efectivas en el organismo: Simplemente "pediremos" que la sanación "se actúe" en la persona, en los niveles y con las consecuencias que le sean kármicamente permitidas...nada más. Así lo siento y así lo escribo.
En lo personal, espero también que en meditación, se me facilite información de cómo actuar y de cómo estar en disposición para servir...
Por tanto, es obvio concluir que todo el protocolo y la técnica aprendida va a quedar obsoleta. Todo lo aprendido ha servido para intentar beneficiar a los demás, y ha servido principalmente para saber que hay que abandonarlo, llegados a ese momento culminante.
Me hubiera gustado decir otras cosas más acordes con la terapia, más acordes con el título de este blog, pero ya no me es posible. Lo único que nos queda es aprender a observar -como dije antes- y ser testigos y vehículos aptos para mediar y beneficiar a los demás. 
Respeto las opiniones de las personas que crean que lo explicado no tenga ninguna certeza o que piensen que todo esto es un sinsentido; me da lo mismo. De hecho, la razón o no razón ya no tiene ninguna importancia, incluso el pensar mismo y el enjuiciar, también han perdido todo el sentido. 
Entramos de lleno en un parámetro desconocido y todo lo anterior queda ya superado; dejamos lo ortodoxo y lineal, para entrar en algo cósmico y global, que nos supera...Simplemente vamos a fluir con "Ello" y dejarnos llevar.
Más que nunca, Felicidad.

martes

Tras varios años. Estado de la cuestión.

Ya hace bastante tiempo que dejé voluntariamente de publicar en el blog porque pensaba- y sigo pensando- que ya lo dije todo en materia de Biomagnetismo. Creo modestamente, y a riesgo de equivocarme, que no se está innovando nada y que todo sigue "absolutamente dicho". Esa es la humilde opinión de un practicante de esta técnica después de once años de haber tomado el curso en México DF con la práctica clínica consecuente. De todas maneras, es sólo mi opinión y mi experiencia en este campo, y lógicamente habrá gente que piense diferente por tener experiencias diferentes.
Tal y como he dicho en mis últimos talleres en Barcelona, lo importante es que la mayoría de gente (terapeutas o no, no importa) se lleve una información básica, sencilla y resumida de lo que es esta técnica (no me gusta llamarla terapia) y que, para mí, se resume en unos "pocos" pares biomagnéticos pero que son "mis pares más comunes". Quiero decir que, tras once años de práctica, en la mayoría de personas que he tratado, tanto de México como de España, el 80 por ciento de "pares por patología" (por llamarlo así) han sido los mismos. Entonces se me ocurrió reducir la información a dar, no calentar la cabeza con demasiadas cosas, que la gente no lo vea excesivamente complicado (que lo es), y hacerlo lo más práctico y rápido posible. En esto consisten mis talleres dados en Heilpraktiker Institut Barcelona, como centro más frecuentado. Parece ser que seguiré dando unos cuantos más, hasta que me canse o considere un cambio de rumbo (que no lo siento lejos).
Un ejemplo rápido de lo que pienso: Si el Biomagnetismo, en mi práctica y en mi opinión, se puede resumir en "cinco", pues no lo convirtamos en "cincuenta" ni lo "algoritmizemos" en "cinco mil"; no lo extendamos ni lo compliquemos con explicaciones que nos rebasan casi a todos. Esto es, "si puedo dar dos", y con la certeza de mi propia experiencia, "no daré dos mil", elucubrando lo que no sé...
En fin, sólo quería comentar esto, a modo de actualización, a 16 de febrero de 2015.
Quedo abierto a cualquier duda u opinión que se me quiera hacer.
Muchas gracias y mucha suerte.

lunes

Curiosidades recientes..."Biomagnetismo Cuántico"

Ya comenté en la entrada anterior que, después de algunos años de no publicar nada, me asaltó la intención de actualizar algo, ya rebasado el 2014, y casi a medio 2015.
Yo no escribía porque pensaba  -y sigo pensando- que, en materia de Biomagnetismo ya está todo dicho y que sólo había espacio para subrayar o tener en cuenta algunas noticias realmente interesantes que surgieran acerca del tema. Pues bien, recibí un correo recientemente, de una persona que me hizo una pregunta que me dejó alucinado...Yo creo en la capacidad de imaginación, de creación personal y hasta de inventiva; y la promuevo y me gusta. También creo "a rajatabla" en lo que dijo el señor Remy Chauvin: "Cuando uno hace algo, se la van a presentar tres tipos de enemigos: los que hacen lo mismo, los que no hacen nada y los que hacen lo contrario"...
Digo esto porque, volviendo al correo, la pregunta obedece directamente a esta creatividad del individuo (usada para los fines que le dicte su conciencia, claro). Me preguntó esta persona si en el taller que daremos se hablará de los "pares cuánticos". Joder! ya pensaba que estaba todo inventado, pero no...
Enseguida pensé en qué responder y qué decir, porque me quedé en blanco. Me fui a youtube (donde se ve una persona dando un taller o curso hablando de "generalidades energéticas" que nada tienen que ver con el par biomagnético, y también a facebook; y me quedé acojonado porque se presenta también de un "analizador cuántico"...
En fin, lo que les decía de la creatividad humana sin límites. Y está bien; todo está inventado pero "se riza el rizo" hasta el infinito y se sacan palomas de las chisteras.
Si ya trabajamos a nivel Bioenergético, esto es, a distancia, para mí esto ya significa "acceder a lo cuántico". No es necesario inventarse nada ni crear soportes físicos para analizar lo que, de por sí, supera lo analizable. En mi modesta opinión, no existe un "biomagnetismo cuántico", ya que lo que intuyó el doctor Goiz es "puro" -por decirlo así- y no se necesita nada más. Oigan: es el propicuerpo/mente el que "resuelve" sus problemas (si es que decide resolverlos en esta existencia). Cuando hacemos Biomagnetismo y Bioenergética y revisamos al consultante, tenemos un diálogo con su ADN (esto es, accedemos a "lo cuántico") y es éste el que decidirá si hay "movimiento o no". No hay que analizar nada con máquinas ni crear "pares cuánticos"...En fin, es mi modesta opinión y puedo estar equivocado. Que la gente escoja, vea  y haga lo que quiera. No quiero crear debates ni mucho menos juzgar a nadie; simplemente doy mi opinión de practicante antiguo...
Felicidad.

viernes

El Biomagnetismo a veces falla...

Reconozco que me sería mucho más cómodo grabar algo en youtube o simplemente verbalizar la información que quiero dar. Cada vez veo que me cuesta más escribir lo que llevo ya "procesado" en la mente. Sería cojonudo que todos pudiéramos "abrir" el archivo de los campos morfogenéticos y escoger la info guardada por un autor cualquiera (quizá, a un nivel sutil ya se esté haciendo y un servidor no se haya dado cuenta).
En fin, a lo que voy. Quería comentar algo acerca de la "falibilidad" de la técnica biomagnética. Me animo a escribir a raíz de una experiencia terapéutica con una mujer, aquí en España, que me ha dado mucho que pensar. Creo que esta experiencia ha sido el detonante necesario para soltar lo que ya vengo pensando desde casi el tiempo en que me inicié con esto.
Siempre he mostrado dudas con la práctica del Biomagnetismo; reconozco que, a pesar de muy buenos resultados que me ha dado, siempre hubo un "algo" que me decía: ¿qué es lo que cura? ¿cual es el principio que cura? ¿serán los imanes o será un principio esotérico que nos sobrepasa? ¿por qué tal o cual persona no se ha curado y la otra parece que sí?, etc.
En este sentido, hay que tener en cuenta la pericia o la veteranía del terapeuta (sea o no médico, eso no importa tanto) y la propia situación físico emocional del consultante. Y yo añadiría también una tercera cosa: el momentum en que la persona te viene a consulta. Ese momentum de vida, puede ser un ciclo de días, meses o incluso años, en que este consultante esté en un período de bloqueo o de ajuste donde su Consciencia "no permita" una ayuda. Y de alguna manera, eso se intuye o se sabe cuando entras en contacto con esta persona. Lo que sucede es que el terapeuta suele obviar ese sentir y no hacerle caso y, al ver que la persona no sana, gasta más energía de la debida, porfía, se cansa y no se obtiene el éxito en la terapia.
En estos casos lo mejor es ser valiente y sincero, comentarle de buena fe al consultante el sentir propio y abandonar por un tiempo el trato con esta persona o bien derivarla con otro colega porque quizá se obtenga mejor resultado. En este último caso, podría ser posible que la persona sanara, ya que al cambiar de terapeuta, también podría cambiar su momentum...(esto es algo complicado de explicar, pero sucede. Implica abandonar la creencia en un espacio tiempo limitado y entender que estamos en un universo holográfico, donde no hay ni espacio ni tiempo ni energía; entonces sólo existe un único presente y éste es modificable)
Creo de todos modos que, en la mayoría de casos donde falle la técnica biomagnética se pueda deber, como dije anteriormente, a un bloqueo a nivel subconsciente de la persona a tratar  y que su programa de vida no le permita la sanación "en un momento dado"; y esto cuando no sea un error evidente de terapeuta novel, que suelen ocurrir.
Gracias.